***

***

sábado, 29 de octubre de 2016

Mi lucha reeditado...

sábado, 12 de abril de 2014


115).-Mi lucha de Adolfo Hitler

Jubiläumsausgabe"



Mi lucha (en alemán: Mein Kampf) es un libro escrito por Adolf Hitler, combinando elementos autobiográficos con una exposición de ideas propias de la ideología política del nacionalsocialismo. La primera edición fue lanzada el 18 de julio de 1925.

Contenidos

El libro perfila las ideas principales que el régimen alemán llevaría a término durante su gobierno. Especialmente prominente es el amor al pueblo alemán de Hitler, aceptando entre otras teorías Los protocolos de los sabios de Sion. Por ejemplo, denunciaba que el esperanto era parte de un complot judío, y argumenta sobre la vieja idea nacionalista alemana de Drang nach Osten: ('Incentiva hacia el Este') la necesidad de ganar Lebensraum ('espacio vital') hacia el Este, especialmente en Rusia.
Hitler empleaba las tesis principales del «peligro judío», que hablaba de una conspiración judía para ganar el liderazgo mundial. Aun así explica muchos detalles de la niñez de Hitler del proceso por el que se volvió cada vez más antisemita y militarista, especialmente durante sus años en Viena. En el segundo capítulo, escribe sobre cómo veía a los judíos en las calles de la ciudad, y entonces se pregunta: «¿Eran aquellos alemanes?».
Por lo que se refiere a las teorías políticas, Adolf Hitler describe su aversión a los que cree son los males gemelos del mundo: el comunismo y el judaísmo, y manifestaba que su propósito era erradicarlos de la Tierra. También anunció que Alemania necesitaba obtener nuevo territorio: Lebensraum. Esta tierra nueva alimentaría el «destino histórico» del pueblo alemán; esta meta explica por qué Hitler invade Europa, tanto por el este como por el oeste, antes de lanzar su ataque en la Unión Soviética.
Hitler se presentaba a sí mismo como el Übermensch, frecuentemente traducido como «superhombre», término que empleaba Friedrich Nietzsche en sus escritos, especialmente en el libro Así habló Zaratustra. Para Nietzsche el Übermensch es una persona capaz de generar su propio sistema de valores identificando como bueno todo lo que procede de su genuina voluntad de poder.
Entre las fuentes utilizadas por Adolf Hitler para escribir Mi lucha, destaca el libro El judío internacional: el primer problema del mundo (1920), del famoso industrial estadounidense Henry Ford, financiero de Hitler y admirador de sus ideas. Ford es, precisamente, el único ciudadano de Estados Unidos citado por Hitler en su libro.
libro

Historia

El 18 de Julio de 1925 se publicó en Alemania el primer volumen del libro de Hitler, llamado Mein Kampf, Mi Lucha. Como sabemos fue escrito durante el encarcelamiento de Hitler, tras el fracasado golpe de estado o putsch. En un principio Hitler lo quiso llamar "Cuatro años y medio de lucha contra las Mentiras, la Estupidez y la Cobardía". 
Ciertamente se trataba de un título impactante pero muy poco comercial. Así que el editor decidió cambiarlo por el famoso y rotundo "Mein Kampf". En sí, el libro es una biografía de Hitler en donde relata también acontecimientos políticos de la época. Es por eso que resulta un poco pesado de digerir en la actualidad. Durante el primer año apenas llegaron a venderse diez mil ejemplares. Al poco tiempo de ser publicado, Hitler se dedicó a escribir el segundo tomo.
libro precioso

El periodista francés Antoine Vitkine indaga en las circunstancias que rodeaban a Hitler cuando creó su libro de adoctrinamiento nazi.

La máquina fue una Remington nueva, la mejor de la época, cortesía del gerente de un banco. El papel y los lápices los consiguió Winifred Wagner, nuera del compositor Richard Wagner y admiradora irrestricta. La mesa, un obsequio de un militante anónimo, y el tiempo, acaso lo más importante para sus planes, los 264 días que estuvo encarcelado en la fortaleza de Landsberg, tras un fallido golpe de Estado en Baviera.
Esto fue cuanto necesitó Adolf Hitler para escribir Mein kampf (Mi lucha) durante 1924, uno de los libros más controvertidos de la historia, no sólo porque en él laten los fundamentos más oscuros del Tercer Reich y del nazismo en general, sino porque hasta hoy es objeto de polémicas tanto por la interpretación de sus contenidos como por las restricciones para imprimirse, circular y leerse en diversas partes del mundo.
Tras un primer acercamiento a través de un documental para la televisión en 2008, el periodista francés Antoine Vitkine continuó su investigación en torno al texto del líder nazi y dio forma a Mein kampf: Historia de un libro, un extenso reportaje que se hace cargo, además de los detalles que rodearon la escritura del volumen, de las circunstancias en que fue divulgado y traducido antes, durante y después de la Segunda Guerra Mundial. Pero también Vitkine se hace preguntas e intenta responderlas: ¿Por qué se sigue leyendo?, ¿por qué para algunos es mejor prohibirlo antes que enfrentarlo?
Se trata de un trabajo minucioso, colmado de detalles con información desconocida para el gran público. En efecto, si bien Mein kampf es fruto de un solo hombre, contó con la colaboración de una decena de adeptos con quienes Hitler compartió prisión y que luego cobrarían notoriedad dentro de la estructura política y militar de su gobierno.
"Durante horas, de día y de noche, Hitler mecanografía personalmente su texto, o bien se lo dicta a Rudolf Hess", detalla Vitkine, pero una vez que el libro está terminado y la publicación anunciada, sus asesores advierten que le falta trabajo: el autor escribe como habla y su talento es más oral que literario, de modo que diversos personajes se turnan para mejorarlo, retocar el estilo y reescribir ciertas ideas. Es una labor que dura semanas, hasta dar con la versión final que publica el sello Eher-Verlag el 18 de julio de 1925. Para entonces, el joven editor Max Amann ya ha convencido a Hitler de la conveniencia de cambiar el título original por uno más corto, más contundente y que vendiera mejor. Así, Cuatro años y medio de lucha contra las mentiras, la estupidez y la cobardía pasó a llamarse, simplemente, Mi lucha.
Fueron 10 mil ejemplares, con un valor de cuatro mil pesos chilenos actuales, y un contrato que entregaba a Hitler el 10 por ciento del precio de tapa por copia. Ese año el libro vendió 9.473 unidades, pero aquella cifra fue aumentando exponencialmente conforme crecía la efervescencia política. Sólo en 1932 llegó a 230 mil. Entonces sus regalías como autor eran del 15 por ciento. Hitler ya era millonario.
Pese al éxito, el führer nunca estuvo seguro de que el contenido del libro fuese para todo el público. Temía que en manos del enemigo sus postulados sobre la supremacía de la raza aria se volvieran en contra. Luego de la instauración del Tercer Reich, sin embargo, aquellas vacilaciones se resolvieron: 12 millones de ejemplares serán entregados como obsequio estatal a cada pareja al momento de su boda, enseñado en las escuelas y hasta impreso en sistema braille. Sin contar el medio millón de folletos que circuló en 1936.

Indice
El libro fue publicado en dos tomos. El primero apareció el 18 de julio de 1925, titulado «Retrospección»; el segundo tomo, aparecido en 1928, llevó por título «El movimiento nacionalsocialista».
Capítulos del 1º tomo
CapítuloTítulo
IEn el hogar paterno
IILas experiencias de mi vida en Viena
IIIReflexiones políticas sobre la época de mi permanencia en Viena
IVGolpe de Múnich
VLa Guerra Mundial
VIPropaganda de guerra
VIILa revolución
VIIILa iniciación de mi actividad política
IXEl Partido Alemán de los Trabajadores
XLas causas del desastre
XIPueblo y raza
XIILa primera fase del desarrollo del Partido Nacionalsocialista Alemán de los Trabajadores
Capítulos del 2º tomo
CapítuloTítulo
IConcepción del mundo y partido
IIEl Estado
IIISúbditos y ciudadanos
IVLa personalidad y la concepción racista del Estado
VConcepción del mundo y organización
VINuestra lucha en los primeros tiempos, la importancia de la oratoria
VIILa lucha contra el Frente Rojo
VIIIEl fuerte es más fuerte cuando está solo
IXIdeas básicas sobre el objetivo y la organización de la SA
XLa máscara del federalismo
XIPropaganda y organización
XIIEl problema de los sindicatos obreros
XIIILa política aliancista de Alemania después de la Guerra
XIVOrientación política hacia el Este
XVEl derecho de la legítima defensa

En los años posteriores y actualmente estos dos volúmenes han sido publicados en un solo libro.


Hitler comenzó a escribir el libro en la prisión de Landsberg, en el verano de 1924. Hitler se encontraba allí después de haber sido condenado a cinco años de prisión, por haber planificado y ejecutado el fallido Golpe de Múnich. A pesar de su condena, Hitler contaba con trato preferencial y recibía visitas de admiradores y regalos.
Hitler había titulado el libro Cuatro años y medio de lucha contra las mentiras, estupidez y cobardía, pero Max Amann, coordinador de las publicaciones nazis, lo convenció de reducirlo a Mi lucha. Amann había esperado que Hitler escribiera su autobiografía y que se enfocara en el golpe de Múnich, evento que había hecho famoso a nivel nacional al Partido Nazi, y que probablemente sería atractivo para los lectores; pero Hitler apenas realizó una mención de este episodio. En el libro, Hitler evita el tema alegando que las fuerzas que los reprimieron —el gobierno, la policía y el ejército bávaros— habían actuado de buena fe. Considerando que algunos líderes de estas fuerzas fueron asesinados o enviados a campos de concentración cuando Hitler llegó al poder, lo más probable es que haya eludido el tema para no enemistarse prematuramente con estas fuerzas políticas.


Edición de Lujo.









Francia vera valdes


Francia vera valdes















Esta absolutamente fantástico objeto de arte del Tercer Reich alemán podría ser considerado uno de los mejores e históricamente importantes artículos que se encuentran en los últimos doce años. Primero, era definitivamente una posesión personal de Adolf Hitler y fue con toda probabilidad uno mucho atesorado-en eso. Hitler siempre fue consciente de la importancia de archivar y preservar las artes y artesanías del pueblo alemán. Esto fue en última instancia afín y necesario a la ideología y la agenda de los mitos nacionalsocialista.

Esta edición especial de Mein Kampf está especialmente decorado y adornado por artesanos en el cenit de su oficio.
 ¿Por qué si alguien presentar este Mein Kampf el autor de la obra?
La importancia inmediata de esta presentación fue de hecho la mano de obra de encargo. El general intrincada, hecho a mano y con motivos muy significativo parece personificar los sentimientos, la expresión, la cruda realismo de las agendas propuestas del "Reich de Mil Años". La publicación, de lo contrario, es un volumen bastante normal del libro de Hitler y que es donde termina una identidad reconocible, ya que la unión y la decoración exterior son una "presentación de alta arte en el oficio de platero" en la personificación.
 La empresa que produce la pieza era Brunckhorst en el pueblo de Buxtehude, y está firmado esta manera. Esta forma de arte se practicaba bastante única por artesanos allí por más de 1.000 años. Se destacan por elegante armadura y arma dependencias que producen para los caballeros y la nobleza de muchos de una época pasada. Biblias raras y exquisitamente decoradas y otras insignias religiosas eran por la tradición y la preferencia decorado por las empresas que ejercen su oficio en Buxtehude. Todo comenzó desde tiempos muy antiguos, cuando esta zona fue reconocido como Der Stadt der Silberkunst-la ciudad de la plata de arte y muchos museos en todo el mundo va a presumir de artículos preciados para incluir tesoros relicario encerrado en Buxtehude plata. Por lo tanto es lógico y apropiado que un regalo para el Führer de su propio libro estaría vinculado con la forma de arte memorable de esta ciudad.
 La verdadera especialidad de platería que estos artistas habían producido fue el trabajo de filigrana intrincada que era parte de casi todas las piezas que allí se produce. La tela de araña de encaje de la decoración ha bastante Nunca ha duplicado en todo el mundo y hasta la fecha sigue siendo la marca de los plateros de ese pequeño pueblo. Buxtehude se encuentra en la sección de Alemania que fue designado como Oriente Hannover. Esto se debió al sistema de zonificación nazi conocido como el Gau, cada uno administrado por los líderes políticos, obispos, y se rige por un Gauleiter - un rango similar a un gobernador.
 El hombre que presenta este magnífico regalo a Adolf Hitler fue Gauleiter Otto Telschow, que tenía una de las Alte Kampfer o "Combatientes viejos," fiel a los ideales y la agenda del NS movimiento ya en 1925, pero antes había estado profundamente involucrado en los movimientos nacionalistas y antisemitas. También había sido muy instrumental en la actividad anticomunista virulento.
 Provenía de una antigua familia aristocrática de los agricultores que habían servido Federico el Grande, el ilustre rey de Prusia. Un soldado de caballería en la Primera Guerra Mundial, se desempeñó hasta 1924 y luego se dirigió a las tropas Freikorps contra los espartaquistas (comunistas). Telschow fue uno de los primeros trabajadores con la incipiente NSDAP (Partido Nazi), consolidando así una amistad personal y de toda la vida temprana con Hitler, quien personalmente le nombró a la Gauleitership de East Hanover. Más tarde fue elevado aún más en rango al Consejo de Prusia. Él fue el Gauleiter que disfrutó de la amistad más cercana a todos los líderes alemanes. Entonces ocurre que el 20 de abril, 1938 (el cumpleaños de Hitler), Otto Gauleiter Telschow presentó este maravilloso regalo a su líder y Canciller del Tercer Reich.
 Todo el volumen está cubierto de cuero rojo y luego encerrado en plata, que está grabado mano y filigrana decorado. Muchas configuraciones de antiguos diseños mitológicos y rúnicos germánicas adornan su frente, la espalda y la columna vertebral. Cada símbolo importante tenía un profundo significado para la saga nórdica y teutónica, y tenía connotaciones a la misión histórica general del "imperio" que la historia ha designado como el Tercer Reich alemán. De todas las posesiones de Hitler que se han encontrado y finalmente archivados, ninguno parece ser tan importante como este tema en particular para todas las razones expuestas en el presente documento.
 En cuanto al valor de archivo, la importancia de la donación fue reconocida inmediatamente después de su presentación inicial. Dentro de la portada hay una tarjeta de archivo de 3 x 5 pulgadas que anuncia que este libro fue un regalo del Gauleiter Otto Telschow de Gau Oriente Hannover. Esto por supuesto es en alemán y luego se firma con la mano a través de la declaración escrita a máquina por Obersturmführer B. Woltz, quien fue conocido por haber sido el cuidador oficial y archivero a la cancillería del Reich alemán. Signos Woltz en lápiz rojo por haber recibido este regalo de buena para ser añadidos a la biblioteca personal de Hitler. También se percibe en esta tarjeta es la letra de la American GI quien había saqueado este libro, y más tarde a operar fuera de los cigarrillos a otro saqueador (un ruso).
Él (el GI) hace una traducción aproximada de la información anterior por Woltz como escribe sobre la faz de la propia tarjeta. Los símbolos rúnicos que en gran medida adornan la cubierta exterior incluyen el Ty runa, la runa Hagel, la runa Seig, la runa Odel, el Lebensrune, y las medidas de libros Sinnzehn.The 5 x 7 2/1 pulgadas, el tamaño estándar de una normal, Mi lucha con un pequeño añadido para la protuberancia de plata en la columna vertebral alrededor de 1 3/4 pulgadas de espesor con un poco añaden para la plata. El libro es muy pesado con todo ese metal precioso en él. Esta pieza Hitler prácticamente hace que todos los demás palidecen en importancia.
 Debe haber seguramente sido una de sus posesiones favoritas en que se trataba de su propio libro, pero dada por tan cerca un amigo y decorado en la realización de alta arte de una empresa que a la altura de todas las tradiciones de este Imperio del arte alemán y cultura.

Comentario de la edición critica 2016 

La publicación de una edición crítica de “Mi lucha” desató el interés de miles de compradores en Alemania, un país donde las autoridades siguen atribuyéndole poderes cuasi sobrenaturales al texto de Hitler.
No es fácil encontrar un ejemplar de Mein Kampf. Eine kritische Edition, la nueva edición, comentada por un nutrido equipo de historiadores, del texto con que Adolf Hitler cimentó el ideario nacionalsocialista. Pese a la atención prestada por los medios alemanes y a la repercusión internacional generada por el hecho de que la obra magna del nazismo volviera a ver la luz en Alemania, el escaso número de ejemplares disponibles y el valor que el Instituto de Historia Contemporánea de Múnich puso al libro (59 euros, algo así como 45.000 pesos) hacen de la edición crítica de Mi lucha un esquivo objeto de culto.

En una entrevista con la agencia de noticias alemana DPA, el historiador Christian Hartmann, director de un grupo de siete especialistas que trabajó durante tres años refutando punto por punto al líder nazi, dijo que la idea era evitar que Mein Kampf versión 2016 se convirtiera en un best seller. Y tendrán éxito en la medida de que insistan con lanzar pocos ejemplares a la venta (4.000 de la primera edición, pese a que había 15.000 preórdenes en librerías). Pero con ello también harán que las escasas copias disponibles se conviertan en material de pujas en internet, donde ya se venden a precio de oro. En la filial alemana de Amazon, el libro cuesta 275 euros (más de 210.000 pesos), mientras que en eBay se remata hasta por 499 euros (más de 380.000 pesos). Entonces, un trabajo pensado para llegar a los interesados en la historia termina convirtiéndose en un lujo sólo al alcance de fanáticos adinerados.
El problema con Mi lucha es un asunto de larga raigambre en la cultura alemana. Las autoridades se esmeraron durante 70 años en prohibir su venta dentro del país, pese a que se encuentran fácilmente ediciones antiguas en librerías francesas, belgas o inglesas. O, mucho más fácil, un simple click y el libro ya está descargado en el computador. Pero a veces basta con no querer ver para no ver. El estado de Baviera, dueño de los derechos de la obra de Hitler, se negó sistemáticamente a solicitudes de historiadores y especialistas,que pedían liberar un libro que, con un estilo farragoso, infumable para las generaciones actuales, difícilmente podría causar daño. Para las autoridades bávaras, la prohibición de Mi lucha se convirtió en algo así como un asunto de estado.

Habiendo expirado los derechos de autor, de los que Baviera era dueña, la edición de Mi lucha tuvo el camino despejado. Pero tenía que ser una edición comentada. El temor y recato tan propio de los alemanes ante sus fantasmas hacía imposible la publicación del libro en su versión original. Lo que se obtuvo con todo ello es una edición que es buscada por los interesados más por su rareza que por su alcance literario. Es un libro de 1.966 páginas con más de 3.700 notas al pie, donde cada punto del panfleto de Hitler es meticulosamente diseccionado, un trabajo detectivesco que intenta poner en contexto un libro que, según el semanario Der Spiegel, “difícilmente algún alemán quiere leer”.
El periódico Die Zeit, en tanto, publicó una larga recensión del libro, donde valora el inmenso esfuerzo de los historiadores por explicar las incoherencias del ideario nazi, y al mismo tiempo se pregunta: “y ahora, ¿quién va a leer esto?”, destacando lo enredado que resulta sumergirse en una obra que es comentada con notas a pie de página a cada rato. Además, el Die Zeit insiste en algo que parece evidente desde hace años: Mi lucha juega un rol secundario, casi ornamental, en la ideología actual de la extrema derecha alemana. Sí, cuando se hacen redadas en casas de radicales suelen aparecer copias del libro. Pero este está ahí así como en la casa de un fanático de Colo Colo habrá siempre un banderín del equipo de 1991. Es un recuerdo que no juega ningún rol en la actualidad.
Son muchas las voces que insisten en que el temor a Mi lucha es infundado. Las autoridades han centrado su mirada en un libro del año 1924 cuando los problemas que presenta la derecha radical alemana tienen más que ver con el 2016. Prohibir Mi lucha es una forma ingenua de evadir la realidad. La derecha radical no necesita de un farragoso texto para cohesionar un discurso. Además, el libro de Hitler es malo. Hartmann, que trabajó años con la obra hitleriana para la edición crítica, lo dijo en una entrevista: “Uno puede pasar su vida leyendo una literatura mejor. Ya estoy harto de Hitler”.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...