***

***

miércoles, 9 de marzo de 2011

¿SE CAPTURÓ EN MALLORCA EL MAYOR TIBURÓN BLANCO?

Trasteando por Internet, he encontrado éste relato. Me parece bastante verídico.

No sabemos si era el más grande,p ero con las fotos queda claro que se trata de un gran tiburón blanco de unos siete metros de largo y más de 2.600 kilos.

Y por increíble que parezca,ocurrió en Mallorca, concretamente en la mismísima Bahía de Palma,a poco menos de 10 millas de la ciudad.

Nadie sabe el año concreto,calculan que fue entre 1964 y 1967, sin embargo sí saben perfectamente que fue en marzo.

Se podría pensar que aquella captura fue un acontecimiento aislado y que aquel gran tiburón se enganchó "por casualidad" en la red como caso único e irrepetible,pero lo rigurosamente cierto es que en la década de los sesenta se capturaron aproximadamente unos treinta tiburones blancos en Mallorca;unos veinte en la zona norte de la isla,uno en Cabo Salinas,al sur,otro en Andratx,al oeste,uno en Palma,varios en la zona de Sóller y otros,sin especificar,en la costa de levante.Desgraciadamente no hay registros escritos de esas capturas y nadie en aquel tiempo se molestó en contarlos o medirlos.Los datos que se tienen hoy se basan en las pocas fotos de algunos pescadores y turistas hicieron.

Tal vez la mayor captura de tiburón blanco del mediterráneo fue la de Guillem Ferragut.Guillem. Este pescador profesional es hijo,nieto y padre de pescadores y su lugar de trabajo es la Bahía de Palma,su familia ha vivido siempre en la barriada de El Molinar.

El padre de Guillem ya contaba historias a su hijo sobre los grandes "salroig",como ellos conocen al gran blanco(en Cataluña llaman así al marrajo).De ellos decía que se acercaban muchísimo a la costa en invierno.Lo cierto es que los pescadores de principio de siglo XX ya sabían que la almadraba era el único arte en el que se podían capturar "salroigs".Los pescadores como el padre de Guillem explicaban a sus hijos que "els mals peixos" solían ir en parejas y que la hembra era siempre más grande y atrevida,entrando sin ningún temor dentro de las redes.No queda claro si los grandes tiburones blancos venían detrás de los atunes desde el Atlántico o por si el contrario llegaban de diversas zonas del Mediterráneo a la costa de Mallorca a emboscar los bancos túnidos a su paso por estas aguas.El padre de Gillem contaba a su hijo que siempre había que ir con mucho cuidado al ir a levantar la red para recuperar lo pescado,ya que en el fondo del arte,en ocasiones,estaba "dormido el gran salroig".Con la barca,entonces a remo,se acercaban al arte siempre por la parte exterior de modo que la propia red les protegía de un eventual ataque.En aquel tiempo inspeccionaban la red con una lente de cristal en el fondo de un tonel de madera,se decía que al mirar al fondo se veía,en ocasiones,al tiburón en la red y que si estaba enfadado,atacaba al tonel de fondo de cristal;en ese caso lo conveniente ere dejar al animal y no tocar la red hasta el día siguiente.Lo normal era que al regresar no hubiera en la red ni tibuón ni atunes.

Así aprendió Guillem a aproximarse a la almadraba,con precaución y por la parte exterior de la malla. Sabiendo todo lo que le contaba su padre,Guillem se puso inmediatamente en alerta aquel día de marzo al observar que la red próxima a Bahía Azul estaba muy hundida y algo retorcida;además parecía moverse más de que el mal tiempo la agitaba.

La decisión de regresar al pequeño puerto de El Molinar,sin tan siquiera mirar el fondo del copo,tal vez les salvó la vida.

Al día siguiente Guillem,su hermano y otro marinero pusieron rumbo a la almadraba.La mar se movía con olas largas y lentas.Ya cerca del lugar donde estaba el día anterior la red pudieron ver como ésta estaba bastante hundida;tenían la esperanza de que fuesen atunes gigantes bien atrapados y a decenas.Empezaron a levantar la red por la parte que estaba unida a la costa y a media malla ya encontraron un gran "lio".Al llegar a la zona final del arte comprobaron que no subía,hubo que ponerse con todas las fuerzas y medios para lograr izarla a la barca.

Casi sin fuerzas,Guillem vio que enredado en el arte había un bicho enorme medio blanco y medio negro.Unos tirones más y apareció en la superficie la cabeza completamente heredada de un gran tiburón.Guillem no perdió la calma en absoluto y con un largo bichero lo pinchó en la cara cuando estaba a sólo unos dos metros de la barca,comprobó así que el animal estaba bien muerto.En ese momento lo que les preocupaba era el destrozo del arte y la falta total de atunes.A pesar de todo había que llevarse aquel pez gigantesco;algo sacarían por él.Primero lo aproximaron a la banda,Guillem dice que era más grande que su barca de siete metros.Al ver la imposibilidad de subirlo a bordo,finalmente optaron engancharlo y llevarlo a remolque.Le pasaron un"ferretó" (un ancla) por la boca y se la sacaron por la branquias.No fue fácil,pero consiguieron remolcarlo.Cerca del puerto de El Molinar el gran animal tocaba fondo y hubo mucho trabajo extra para acercarlo hasta la rampa del muelle.Aquello del "salroig" fue el acontecimiento del día en la zona y mucha gente se acercó a observar como abrían al tiburón y lo descuartizaban.La cabeza,las vísceras,las aletas y la cola fueron desechadas.El resto pesó 1.800 kilos,que se vendieron en la lonja aquel mismo día.Muchos mallorquines comieron tiburón blanco esa semana, seguramente sin saberlo.Cabe destacar que el hígado se colocó con dificultad en dos bidones de mas de 250 litros.

Guillem dice que en otras ocasiones han visto mientras faneaban grandes tiburones blancos nadando tranquilamente por la Bahía, pero nunca más han cogido otro. Según este patrón, el gran tiburón sabe ahora entrar en la almadraba, comerse los atunes y salir sin hacer destrozo.Tal vez aquel blanco se enmalló a causa de la mucha mar que ese día que ese día agitaba la red. ¿Quien sabe?


1 comentario:

Anónimo dijo...

El 'pescadito' de la foto no es un tiburón blanco, es un tiburón peregrino que es mayor que el blanco.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...