***

***

domingo, 8 de junio de 2008

MI CAMINO DE SANTIAGO


(Artículo escrito y publicado en el año 96)

CAMINO DE SANTIAGO

Quizás hablar del Camino de Santiago no sea tan fácil como parece, y menos siendo ateo, multitud de historias, leyendas, tradiciones, personajes, monumentos..., acompañan al peregrino y jalonan esta ruta.


Creo, además, que en estas líneas será de más interés lo anecdótico y lo sentido, que lo meramente turístico, que fácilmente encontrarás en cualquier guía del camino.

Pero empecemos por el principio, es decir, por qué se nos ocurrió hacer esta peregrinación. No engañaré a nadie diciendo que fuera un interés religioso el que nos moviera a ello. Fueron otros intereses: deportivos, aventureros , culturales...


Todo empezó cuando el Xacobeo, en una entrevista televisiva a peregrinos uno de ellos declaró que para él: "la vida tenía un antes y un después del Camino de Santiago" . Esta frase, un tanto sentenciosa, bastó como " provocación " para querer comprobarlo. Así pues, un par de alumnos de la escuela de magisterio, decidimos recorrer los casi 400 kilómetros que distan entre Puente de la Reina (Pamplona) y Santiago de Compostela, a lomos de bicicletas todo terreno.

Para futuros maestros, el camino tiene un incentivo añadido,
pues en él, se repasa desde la geografía, ya que se pasa por cuatro comunidades autónomas (Navarra, La Rioja, Castilla, Galicia) ; el arte y la historia , más de cuatrocientos monumentos del románico nos salen al encuentro; la religión, que impregna todo el camino; las ciencias naturales , multitud de paisajes geológicos, botánicos e hidrográficos, te llaman la atención y te recuerdan las lecciones de clase; y... ¡ hasta las matemáticas ! pues te pasas el tiempo restando los Kilómetros que te faltan para llegar al final; también, por supuesto, la literatura (sobre todo la épica castellana) pues casi podíamos notar el paso del Cid por aquellas tierras de Castilla, y sólo cuando se han recorrido 80 kilómetros sin parar por esas tierras, a lomos de esos modernos "Babiecas" que son las bicicletas todo terreno, tienen más fuerza que nunca y se entienden mejor aquellos versos de Manuel Machado:

"Por la terrible estepa castellana,
al destierro con doce de los suyos
-polvo, sudor y hierro-, el Cid cabalga.

Otro poema del Cid que también viene a la memoria es en Carrión de los condes. Allí se nos ocurrió comentar a alguien del pueblo, lo de los famosos infantes y la afrenta de Corpes, y pudimos observar que no les hace gracia alguna a los habitantes el que su villa sea recordada por tales infames infantes.

En esta enumeración de asignaturas, no podemos olvidar la, tan últimamente denostada, Lengua Española, no porque nos dedicáramos al análisis de frases en los ratos de ocio, sino porque sin ella, nos habría sido difícil el entendernos con los navarros o los gallegos , pudiendo oír además todos los variopintos acentos de los pueblos de España que la hablan.




En el aspecto humano, la convivencia con el resto de los peregrinos, es algo muy reseñable. Fácilmente haces amigos, pues estas compartiendo una ilusión, la de llegar a Santiago, la de recorrer el camino, y algo más... En ese algo más, es en lo que, a veces, piensas.
A partir del año 840, fecha de la primera peregrinación registrada, centenares, miles, millones de peregrinos, desde hace siglos, han recorrido, procedentes de distintos países y culturas de Europa, de distintas clases sociales, las mismas piedras que tú; han observado , más o menos, los mismos paisajes que tú; han sudado, pasado frío , reído, compartido comidas, restañado heridas y ampollas, escuchado leyendas, igual que tú; y les han brillado los ojos al llegar al final, todo igual que tú; y además... todos ellos han rezado al mismo Dios.




Todo ello, te hace pensar en la fuerza que tenía el Cristianismo en Europa, no una fuerza institucional, sino una fuerza de esperanza, de creencia compartida, de ilusión y de hermandad. Es en esa comunión a través de los siglos, cuando quizás mejor se entiende la fuerza de una Fe.
Hay un poema en el camino pintado en una pared en medio de la nada, que expresa muy bien lo que os he querido trasmitir:

Polvo, barro, sol y lluvia
es Camino de Santiago.
Millares de peregrinos,
y más de un millón de años.
Peregrino ¿quién te llama?
¿Qué fuerza oculta te atrae?
Ni el Campo de las estrellas
ni las grandes catedrales.
No es la bravura Navarra,
ni el vino de los riojanos,
ni los mariscos gallegos ,
ni los campos castellanos.
Peregrino, ¿quién te llama?
¿Qué fuerza oculta te atrae?
Ni las gentes del camino,
ni las costumbres rurales.
No es la historia y la cultura,
ni el gallo de la Calzada,
ni el castillo Ponferrada.
todo lo veo al pasar
y es un gozo verlo todo,
mas la voz que a mí me llama
la siento mucho más hondo.
la fuerza que a mí me atrae
no sé explicarla ni yo.
¡ Sólo El de Arriba lo sabe!

Para terminar, animaros a todos los que leáis estas líneas, jóvenes estudiantes, futuros maestros, religiosos y no religiosos, a que hagáis este camino, a que descubráis por vosotros mismos, además de las agujetas, ese algo... que quizás no cambie tu vida, pero que te hará sentir mejor, que te convertirá en un peregrino hasta el " Finisterre" de tu vida.

Eduardo CONNOLLY
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...